Ministerio de Educación Nacional otorga el registro calificado del programa de Trabajo Social a la Corporación Universitaria Autónoma del Norte.

Mediante la resolución 015897 el Ministerio de Educación Nacional otorgó el registro calificado del programa de Trabajo Social a la Corporación Universitaria Autónoma del Norte, para un periodo de 7 años, este programa tiene una duración de 8 semestres, bajo la modalidad presencial y en ocasión a las circunstancias actuales generadas por la pandemia del Covid- 19, presenciales apoyados por tecnología.

El programa profesional, fue diseñado por un grupo de expertos académicos con formación de magísteres y doctores, así como actores del sector social de la región quienes bajo el liderazgo de la Doctora Alma Castillo, directora del programa académico, realizaron una propuesta diferencial que permita aportar soluciones a las problemáticas sociales de la región, con el sello de la primera institución Universitaria de carácter privada fundada en la región.

La profesora del programa académico, Dra. Cindy Lorena Hernández, afirma que: “El trabajo social es una disciplina que aborda los problemas y situaciones sociales que surgen de las interacciones humanas en el contexto económico, político, cultural, social y ambiental de un territorio; generando procesos de atención, promoción, educación y gestión para potenciar las capacidades de individuos, grupos y comunidades”.

Las áreas de desempeño del futuro trabajador o trabajadora social son: Familia, Desarrollo Comunitario, Organizacional, Educación, Salud y Bienestar, Planificación y gestión del desarrollo, Ambiente y territorio, Gestión Social. Y los egresados podrán laborar en organizaciones públicas, privadas y mixtas, Organizaciones No Gubernamentales – ONG e intergubernamentales.

Pero, ¿Por qué estudiar Trabajo Social en la Corporación Universitaria Autónoma del Norte?

Porque facilita el desempeño profesional en distintas áreas y organizaciones, contribuyendo al bienestar, el fortalecimiento de capacidades y el buen vivir de las personas. Aporta a procesos alternativos de desarrollo social y humano, la inclusión social, la resolución de conflictos, la convivencia y la construcción de paz mediante una formación integral basada en principios éticos, referentes teóricos, conceptuales y metodológicos.